domingo, 23 de enero de 2011

Despierto


Título original: Awake
Director: Joby Harold
Intérpretes: Hayden Christensen, Jessica Alba, Lena Olin, Terrence Howard
Año: 2007


Cada año 21 millones de personas reciben anestesia general.
La gran mayoría caen en un sueño placentero.
No recuerdan nada.
30.000 de esos pacientes no son tan afortunados.
Son incapaces de dormir, atrapados en un fenómeno conocido como
conciencia durante la anestesia.
Estas víctimas están completamente paralizadas.
No pueden gritar para pedir auxilio. Están despiertos.


Así comienza Despierto (Awake), emitida ayer por la noche en televisión, hablándonos de un escalofriante fenómeno que se puede producir durante una operación quirúrgica.

Clay Beresford es un joven multimillonario al frente de la empresa familiar tras la muerte en extrañas circunstancias de su padre. Tiene una salud delicada, y está a la espera de un donante de corazón compatible. A pesar de que su madre quiere que le opere el mejor cirujano de la ciudad, Clay ya ha decidido que será su amigo, el doctor Jack Harper, quien entrará en el quirófano. Pero no es el único asunto en el que discrepan. Durante un año, Clay mantiene una relación oculta con Sam, la secretaria de su madre, que no verá con buenos ojos que la pareja contraiga matrimonio. Aún sin el beneplácito de la madre, Clay decide casarse con Sam.



Esa misma noche, le avisan de que tienen un corazón para él. Durante la intervención experimentará la denominada "percepción intraoperatoria", una extraña e inquietante situación en la que no pierde completamente los sentidos del oído ni del tacto. Aunque no puede moverse ni hablar, de algún modo está consciente y escucha y siente lo que ocurre a su alrededor.


Descubrirá así que las cosas no son lo que parecen. Y mientras el joven Clay se debate entre la vida y la muerte, ante el espectador se presenta un complicado equilibrio entre el thriller médico, lo paranormal y el drama.

Reconozco que la película, de la que no esperaba nada, me sorprendió gratamente.

¿Consciente durante una operación?
Pero, sobre todo, me llamó la atención el fenómeno del que parte: la percepción intraoperatoria o conciencia durante la anestesia. Por extraño que parezca, se trata de una situación real que, se estima, afecta aproximadamente a un 1% de los pacientes. Sin embargo, no a todos con la misma intensidad. Si bien ese 1% puede escuchar a los médicos que le están operando, son muy aislados los casos que, como en la película, afirman haber sentido dolor durante la intervención. Un artículo de la revista Muy Interesante, explica que esto se debe a que el oído es lo último que se pierde cuando se es anestesiado, y lo primero que se recupera en el post-operatorio. Sobre la percepción del dolor, un post del blog Ciencia vs Ficción pone en duda la fiabilidad de estos casos, relacionándolo con las posibles indemnizaciones por negligencia que los pacientes podrían recibir.

Y tú, ¿te imaginas escuchar a los médicos mientras te están operando?

No hay comentarios: