sábado, 30 de enero de 2010

Querido maestro...



El buen maestro hace que el mal estudiante se convierta en bueno y el buen estudiante en superior.

Maruja Torres

Tienen un buen sueldo, un buen horario y unas mejores vacaciones que son la envidia del resto de trabajadores. Sin embargo, los profesores tienen su particular guerra dentro de las aulas. Según un estudio elaborado por FETE-UGT, uno de cada tres profesores sufre altos niveles de estrés en su relación con los estudiantes, y más de la mitad (un 50,2%) reconocen que temen ser agredidos por algún alumno. Una cifra desoladora, pero que ya no nos sorprende. Y una situación preocupante que no parece que se pueda resolver con novedosas técnicas de enseñanza al estilo de Michelle Pfeiffer en Mentes Peligrosas ni con el ritmo de Whoopy Goldber en Sister Act.

Ante esta situación de amenaza en el ambiente escolar, FETE-UGT reivindica una ley estatal que reconozca la autoridad pública del profesorado. Sin embargo, el problema no termina dentro de las aulas, por muy mediáticos que puedan ser los vídeos de agresiones grabados por los propios alumnos. Según este mismo estudio, casi una cuarta parte de los profesores asegura haber recibido insultos alguna vez por parte de las familias de los alumnos y un 4% ha llegado a sufrir alguna agresión física.

Así pues, ¿se trata "sólo" de violencia escolar?

1 comentario:

Eve Serrano Sevilla dijo...

La verdas es que son muchos los padres que deberían pasar un tiempo por la escuela y depués mandar a sus hijos. Esto no se arregla con nuevas leyes, la sociedad necesita unas pastillitas compuestas de sentido común...y eso es muy díficil...